¿Cómo debo cuidar mi Lirio Japonés?

 

  1. La iluminación es lo primero, los lirios necesitan mucha luz
  2. Cuando termine la época de floración, retira los restos de pétalos de la base.
  3. Los lirios necesitan luz directa del sol, con siempre sin exagerar el tiempo.
  4. Si notas que los tallos se ponen amarillos, poda con cuidado y en diagonal.
  5. Riega tu lirio de 2 a tres veces por semana, en abundancia, pero por tandas.
  6. Una vez al mes, aplica fertilizante en la matera alrededor de la planta. 

Advertencia:

Los lirios son plantas de bulbo, para cosecharlo es preciso desenterrarlos con mucho cuidado, hazlo solo cuando las hojas estén muy amarillas.

Si notas que en la matera aparece un brote delgado similar al pasto, no lo arranques, es un brote delgado que pronto crecerá y se hará más fuerte.

Si estás en tierra caliente:

Si notas que los tallos se ponen muy amarillos, saca el bulbo de la tierra, lávalo sin dejar que se seque, colócalo en una bolsa tipo ziplock y ponlo en el congelador, cuando pasen unas 4 a 6 semanas, plántalo nuevamente a una profundidad aproximada de 7 cm.

RECUERDE:

Es un ser VIVO, háblale, consiéntelo, ¡Él te recompensará con el esplendor de muchas floraciones!